¿Qué es el cuerpo adamantino?

 

Este tema es muy importante en Oriente sobre todo en las culturas que tienen una sólida tradición en lo que se refiere al manejo de energía.

 

Cuando escuchamos que muchas de las enfermedades del cuerpo físico provienen de un desequilibrio en nuestro sistema de energía, normalmente se refieren a que nuestras emociones están generando bloqueos que no permiten la circulación de la misma al interior de nuestro cuerpo, de manera constante y fluida.

 

¿Qué es el cuerpo adamantino?

 

Al cuerpo energético se le conoce también como el cuerpo adamantino, está compuesto de canales energéticos que son nervaduras de energía en todo el cuerpo y los chakras que se conocen como ensambles energéticos, pueden ser de seis  a siete de acuerdo al material bibliográfico y la corriente espiritual  que se consulte.

 

 

 

Entre los chakras encontramos al de la garganta, al del corazón, el del ombligo, el de la coronilla, el de la raíz (a la altura de los genitales) y el del entrecejo. Los chakras se encuentran en todo nuestro cuerpo en correspondencia y alineación con la columna vertebral.

 

cuerpo físico y cuerpo emocional…

 

Cuando nuestro cuerpo físico enferma se dice que previamente hubo un desorden emocional que desequilibró nuestro cuerpo energético.

 

Cuando lo anterior sucede, aparecen gran variedad de enfermedades que, si no atendemos al bloqueo, aparecerán una y otra vez de manera crónica y recurrente.

 

 

Es así como en la homeopatía se afirma que en toda enfermedad se debe atacar la causa y no el efecto. Por ejemplo, una gripe recurrente es resultado de un problema viral de manera externa y de manera interna se debe encontrar la causa última que la mayoría de las veces se refiere a problemas emocionales no resueltos.

 

las emociones no resueltas generan bloqueos…

 

El enojo es la emoción que nos permite percibir de manera más clara cómo se afecta nuestro cuerpo físico al sentirla. Cuando experimentamos a la ira normalmente nos sentimos bloqueados, con el estómago caliente e inflamado, sentimos que la cabeza no piensa con claridad, nos encontramos abrumados y fuera de control y es que, a su vez, nuestro cuerpo energético está siendo golpeado, por así decirlo, con el desbalance de nuestro cuerpo físico.

 

Es por eso, que se afirma, que al enojarnos nos dañamos más a nosotros mismos que a los demás, pues la carga energética y física no la recibe el otro sino aquél que experimenta la emoción.

 

 

Todas las emociones destructivas generan bloqueos en nuestro cuerpo energético, en una mayor o menor medida, el resentimiento y el enojo son devastadores, la envidia y la avaricia lo son en menor grado, sin embargo, si se vuelven crónicos aumenta la gravedad de la enfermedad.

Se cree que la intensidad de la emoción determina también si un tumor  es benigno o maligno.

Por supuesto, que todavía existe una amplia discusión al respecto, sobre todo cuando se toman en cuenta los intereses de los grandes corporativos farmacéuticos que afirman que la medicina alternativa en el mejor de los casos solo alivia pero no cura.

 

atender la causa y no sólo el efecto…

 

 

En respuesta la medicina alternativa afirma que una vez dañado el cuerpo físico se debe atender a la raíz interna y emocional del problema para ser curado de manera completa, por supuesto atender al cuerpo energético también.

 

 

Lo que sí es muy recomendable para mantener el equilibrio en nuestro cuerpo energético es la meditación en cualquiera de sus modalidades. Se han hecho estudios acerca de los beneficios de la misma en la salud y son bastantes.

Cabe recordar que al meditar propiciamos un estado de paz y entendimiento interno que permite al cuerpo físico y energético fluir, la intensidad de las emociones se disminuyen y en el caso de practicantes muy avanzados se erradican.

 

meditación y sanación…

 

Se afirma también que al meditar el cuerpo físico puede ejecutar acciones de reparación interna que no se pueden realizar si no es en un estado de tranquilidad física y mental.

 

Como siempre, es importante saber que la manera en la que reaccionamos ante lo que nos sucede no sólo impacta nuestra salud física y mental, sino que también será la razón de nuestras enfermedades, así que es de vital importancia cuidar nuestro desempeño diario para no dañar a los que nos rodean y también para beneficiarnos enormemente a nosotros mismos. Así es.

 

 

 

Este artículo ha sido extraído del blog Hermandad Blanca

Pilar Vázquez

 

 

 

 Lucía Pastor

 Barcelona

 (Sant Gervasi)

 Tel. 618 425 770

 luciapasi@hotmail.com