Luz

 

Esa explosión de colores, de todos los colores, que se mueven continuamente,  a gran velocidad, que te aportan calor, oohh sí… un calor como si te estuviese abrazando, envolviendo a toda tú. Partículas con vida que se entremezclan.

 

 

Tú eres Luz con sombras, esas partes que aún no conoces de ti están en la sombra, esperando a que las mires, las observes. Tu luz las ilumina para que puedas verlas. La Luz ilumina, esa es su función, mostrarlo todo, no enjuicia, solo brilla. ¿Qué muestra la Luz? Lo bueno y lo malo, arriba y abajo, todas las versiones, lo completo, lo que nos gusta y no nos gusta de nosotros, pero sin juicios, sin comparaciones.

 

¿Cuántas veces has apartado la mirada de aquello que no te gusta que está iluminando? No lo hagas, continua mirando sin juzgarte, aceptándote. La Luz te transforma cuando aceptas algo que está escondido en ti, porque al aceptarlo se transforma también en luz, se ilumina y deja de estar en la sombra. Por ejemplo, la rabia la puedes transformar en fuerza, en resistencia.

 

 

Aquellos rayos dorados que iluminan el camino de regreso a tu hogar, eso es la Luz. Cada vez hay más cantidad de luces doradas, porque cada vez estás más cerca, envolviéndote en su calor y su amor. Hasta que toda tú te conviertes en luz dorada, te transformas, te expandes. Del interior de tu corazón salen rayos dorados transformando cada célula en luz.

 

 

 

¡Hace tanto que surgiste de ella! Que tu anhelo está muy escondido de querer volver a ella. Recuerdas tu hogar en lo profundo de tu corazón y no sabes cuándo ni cómo volverás de nuevo, pero sí sabes que volverás. Nuestro hogar, ese lugar donde todo es paz y amor, expansión y calor, movimiento, donde hay un orden perfecto. Querer volver antes de tiempo es lo que te hace sufrir, porque estás aquí por una razón, todo tiene un sentido y un ritmo, aunque no lo entiendes o no lo recuerdes. Tú lo sabes, surgiste de la Luz y viniste aquí por algo, todo tiene un para qué y un orden. Y es volver a transformarte en Luz, conscientemente, sabiendo qué procesos debes realizar para que cada vez seas más Luz, seas más sutil. Aprenderás de otras personas que ya han pasado por donde tú estás ahora, te enseñarán cómo transformarte, cómo soltar lo que ya no te sirve y cambiarlo por algo nuevo. Es un proceso lento, continuo, sin pausa, cuanta menos resistencia pongas más rápido será este proceso.

Con cada persona que te encuentras hay una nueva transformación, porque te aporta algo nuevo de lo que necesitas darte cuenta. Para saber qué es lo que te aporta tienes que observarlo y preguntártelo, no es por casualidad. Cada una de esas personas te ayudan a subir un peldaño más, a veces por ti misma, a veces es un aprendizaje compartido.

 

Soy Luz, eres Luz.

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

 Lucía Pastor

 Barcelona

 (Sant Gervasi)

 Tel. 618 425 770

 luciapasi@hotmail.com